Servicio Privado de Información

Le informamos a los lectores que estaremos de receso hasta el 10 de febrero de 2023

¿El gobierno de EE. UU. está creando tecnología de hackeo cerebral? Fuente: The Epoch Times en español

People play a mind controled toy car racing game while wearing a Brainco Focus 1 wearable that detects brain activity during concentration challenge games are displayed at the 2020 Consumer Electronics Show (CES) in Las Vegas, Nevada on January 10, 2020. - CES is one of the largest tech shows on the planet, showcasing more than 4,500 exhibiting companies representing the entire consumer technology ecosystem. (Photo by DAVID MCNEW / AFP) (Photo by DAVID MCNEW/AFP via Getty Images)

 8,461 total views,  2 views today

En julio de 2016, el nuevo CEO de Twitter, Elon Musk, lanzó Neuralink, una empresa de neurotecnología especializada en la fabricación de interfaces cerebro-máquina implantables. Musk describe la tecnología, diseñada para ayudar a las personas con discapacidad, como un “Fitbit” para el cráneo.

Otros han dicho que la tecnología completamente hackeable podría suponer una “amenaza existencial” para la sociedad. Darle a la inteligencia artificial las “llaves” del cerebro humano llena a algunos de una comprensible sensación de temor.

En octubre, Musk tenía previsto publicar nuevos detalles sobre el proyecto Neuralink. Sin embargo, debido a su reciente compra de Twitter, el “mostrar y explicar” de Neuralink no ocurrirá hasta finales de noviembre. Pero en la búsqueda por controlar el cerebro humano, Musk no está solo. Mientras escribo esto, el gobierno de EE. UU. está explorando formas de usar chips implantados para explorar la mente humana de maneras que apenas podemos imaginar.

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa, más comúnmente conocida como DARPA, es una agencia de investigación y desarrollo afiliada al Pentágono. Su principal responsabilidad consiste en crear nuevas tecnologías para el ejército estadounidense.

En 2013, la Casa Blanca presentó la iniciativa BRAIN, diseñada para ayudar a los investigadores a encontrar formas novedosas de tratar, curar e incluso prevenir trastornos cerebrales debilitantes como la enfermedad de Alzheimer y la epilepsia. En ese momento, la audaz iniciativa fue apoyada por varias empresas de tecnología, instituciones de investigación y agencias federales. Una de esas agencias resultó ser DARPA, que continúa con su legado de 50 años de inversiones en neurotecnología.

El presidente estadounidense, Barack Obama, habla sobre la iniciativa Brain Research Through Advancing Innovative Neurotechnologies (BRAIN) en el Salón Este de la Casa Blanca en Washington el 2 de abril de 2013. La iniciativa BRAIN tiene como objetivo final ayudar a los investigadores a encontrar nuevas formas de tratar, curar y incluso prevenir trastornos cerebrales, como la enfermedad de Alzheimer, la epilepsia y las lesiones cerebrales traumáticas. (Mandel Ngan/AFP a través de Getty Images)
Si nos adelantamos a 2022, la agencia persigue con ahínco formas de recablear los circuitos cerebrales. Como informó recientemente el escritor Tim Hinchcliffe, STRENGTHEN, el nuevo programa de DARPA, “busca identificar, modular y, en última instancia, optimizar los circuitos cerebrales responsables de la flexibilidad cognitiva (CF) y la regulación emocional (ER)”, todo ello con la esperanza de disminuir los síntomas tradicionalmente asociados con enfermedades mentales e ideación suicida. Un esfuerzo muy noble, dirán algunos. Teniendo en cuenta que Estados Unidos se encuentra ante una crisis de salud mental sin precedentes, con suicidios que ocurren con una frecuencia aterradora, deberían explorarse sin cesar formas de aliviar el dolor psíquico de las personas.

Sin embargo, las banderas rojas comienzan a surgir cuando uno profundiza un poco más en el trabajo de DARPA. Otro programa que está a cargo de la agencia se llama NEAT, un acrónimo de Neural Evidence Aggregation Tool.

Según el sitio web de DARPA, este “programa tiene como objetivo superar las limitaciones actuales mediante el desarrollo de una nueva herramienta de ciencia cognitiva que identifica a las personas en riesgo de suicidio utilizando señales cerebrales preconscientes en lugar de hacer preguntas y esperar respuestas filtradas conscientemente”. En otras palabras, esta herramienta permitirá a los funcionarios públicos realizar una lectura de la mente.

Como señaló Hinchcliffe, esta herramienta está diseñada para agregar señales cerebrales preconscientes para determinar lo que alguien cree que es verdadero o falso. No hace falta ser alguien que cree en teorías de conspiración para preocuparse por cómo esta tecnología podría convertirse en un arma. DARPA trabaja en estrecha colaboración con contratistas privados y ha disfrutado de una estrecha relación de trabajo con la Agencia de Seguridad Nacional. DARPA también comparte una trayectoria con Google, una empresa con reputación de violar los derechos de los usuarios.

Pensar que la tecnología capaz de leer la mente se limitará únicamente a los ámbitos de la guerra militar requiere una completa suspensión de la incredulidad. Como advirtió el mencionado Hinchcliffe, un hombre que ha estado destacando elementos de la extralimitación del gobierno durante años, el programa NEAT tiene “el potencial muy real” de dar al gobierno estadounidense y a varias corporaciones con agendas cuestionables la posibilidad de hackear a civiles comunes a nivel preconsciente.

Estoy seguro de que a algunos lectores esto les parecerá una locura. Debería. Es una locura. Sin embargo, esta locura está impregnada de realidad. En 2020, hablando en la reunión anual del Foro Económico Mundial (FEM), el historiador Yuval Noah Harari pidió a la multitud que imaginara a Corea del Norte, dentro de 20 años, donde todos los ciudadanos estuvieran obligados a llevar una pulsera biométrica. Tal dispositivo permitiría a los funcionarios del gobierno realizar un seguimiento de la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la actividad cerebral de las personas. El académico continuó: “Se escucha un discurso en la radio del ‘Gran Líder’, y ellos saben lo que realmente uno siente”. Una persona puede aplaudir y forzar una sonrisa, “pero si usted está enfadado, ellos saben que usted estará en el gulag mañana por la mañana”.

El hecho de que estas palabras se hayan pronunciado en Davos, sede de la iniciativa Great Reset, debería inquietarnos a todos. Además, Harari es un transhumanista que cree firmemente que los humanos deben fusionarse con la tecnología digital, con la esperanza de mejorar la humanidad. El israelí, uno de los colaboradores más destacados del FEM, ha hablado extensamente sobre las muchas formas en que las tecnologías emergentes pueden ayudar a lidiar con los millones de “inútiles” en todo el mundo.

Esto nos lleva de vuelta al deseo de DARPA de hackear la mente humana y esencialmente leer nuestros pensamientos más íntimos, nuestros miedos y deseos más profundos. ¿Podría usarse esta tecnología para evitar que alguien con pensamientos suicidas se quite la vida? Sí, por supuesto. Por otro lado, esta tecnología podría usarse fácilmente para manipular y monitorear a estadounidenses inocentes sin problemas de salud mental subyacentes. Cuando se desarrolla una tecnología tan poderosa, debemos preguntarnos si los pro superan a los contra. La respuesta, me temo, es no. Fuente: The Epoch Times en español

Fuente https://es.theepochtimes.com/