Servicio Privado de Información

Leernos tiene sus privilegios

Río Negro: como en las películas de Western, los indios mapuches en un ataque violento incendiaron con bombas molotov una garita de Gendarmería

 22,601 total views,  6 views today

Denuncian nuevo atentado de un grupo de encapuchados a una garita de seguridad que custodiaba el predio en conflicto. Es el tercer episodio que se registra en el año en el mismo lugar. Aseguran que los agresores serían parte de la lof mapuche Lafken Winkul Mapu, aunque las comunidades de pueblos originarios los desconocen.

En las últimas horas, se denunció un nuevo ataque en Villa Mascardi, Río Negro. El nuevo atentado de un grupo de encapuchados fue a una garita de seguridad que custodiaba el predio en conflicto. Es el tercer episodio que se registra en el año en el mismo lugar. Aseguran que los agresores serían parte de la lof mapuche Lafken Winkul Mapu, aunque las comunidades de pueblos originarios los desconocen.

El propietario de la cabaña Los Radales, denunció públicamente un nuevo ataque en su propiedad y directamente a una casilla de Gendarmería que custodiaba el lugar. Según su testimonio, en la noche del domingo, cerca de las 21:30, se habrían producido pedradas ante la presencia de gendarmes y el incendio de una casilla y un galpón.

Cabe señalar que las fuerzas federales habían instalado un puesto en el predio, tan solo dos semanas atrás, ante la demanda de mayor seguridad. En efecto, agentes de Gendarmería se encontraban en el lugar y fueron víctimas del ataque. No obstante, no se informaron heridos ya que se retiraron de inmediato al puesto de guarda parques ubicado a unos kilómetros.

“Esto es gravísimo, ya no es un ataque a un particular, es un ataque a las fuerzas nacionales, es una demostración que creen que no hay límites en su reclamo”, señaló Luis Dates, propietario del lugar, a Río Negro.

Según Dates, este episodio ocurrió con un “grupo más numeroso que otras veces” y afirmó que “quemaron un puesto de Gendarmería que habían puesto para el resguardo de la propiedad y de los vecinos que viven en la zona”.

La casilla con los uniformados fue instalada dos semanas atrás dentro del predio, a unos 50 metros de distancia de la ruta 40. Allí había una guardia permanente de gendarmes. La vivienda principal fue destruida casi en su totalidad un mes y medio atrás, por lo que no había habitantes. Dates manifestó que se habrían escuchado detonaciones de disparos de armas de fuego.

El 1 de agosto pasado, la vivienda de la propiedad ubicada a la vera de la ruta nacional 40, fue afectada por un incendio -cuyo origen es motivo de una investigación judicial. Antes, en 2020, la vivienda había sufrido un principio de incendio presuntamente intencional.

La investigación del último episodio de agosto es coordinada por la fiscal jefa Betiana Cendón. En el predio se dispuso resguardo de seguridad y también la provincia pidió al gobierno nacional mayor presencia de las fuerzas federales en la zona debido a la conflictividad, que derivó en la instalación de un puesto permanente en el predio.

“Creen que no hay límites en su reclamo, si tuvieran un reclamo, no es una comunidad reconocida ni por el Inai ni por el Codeci, es una banda de delincuentes que actúan al amparo de alguien más poderoso, no me cabe ninguna duda”.

Fuente enclave.ar