Servicio Privado de Información

Leernos tiene sus privilegios

La sociedad entre la Familia Kirchner y la Familia Báez . Documentos

 15,287 total views,  10 views today

En 2007, mientras Lázaro Báez ya tenía aceitada la maquinaria para recibir con prisa y sin pausa lo que serían más de 2200 millones de dólares de obra pública en Santa Cruz, también debía ocuparse de supervisar la obra de ampliación del hotel Los Sauces de los Kirchner y pagarle al arquitecto elegido. Así lo pautaron en un acuerdo firmado en una escribanía de Río Gallegos y que formó parte de la documentación secuestrada en la causa Hotesur.

En febrero de 2007, Cristina Kirchner –representada por su hijo Máximo Kirchner– firmó una escritura en la cual le cedió un terreno de 6000 metros cuadrados a Austral Construcciones como contraparte del trabajo que el realizaba en su hotel favoritoEl terreno había sido adquirido como tierra fiscal dos años antes y según los registros lo hizo valer 45 veces su precio original.QUIÉNES SON Y DÉNDE ESTÁN LOS QUE INTERCAMBIABAN MENSAJES CON JOSÉ LÓPEZ

Esta transacción comercial entre el principal contratista de la obra pública en Santa Cruz y la entonces candidata a presidenta, que fue publicada por LA NACION en octubre de 2016, hoy cobra relevancia mientras se ventila la causa Vialidad, en cuyas tres primeras audiencias de los alegatos, los fiscales demostraron como en esos años se aceleraba el favoritismo de obra pública hacia Báez, un hombre que al mismo tiempo cultivaba estrechos vínculos comerciales con los Kirchner.

La cesión de tierras como forma de pago por las obras realizada para el hotel Los Sauces quedó registrada en la escritura 61, folio 0218, del Registro 37 de Río Gallegos, del cual Leandro Albornoz es titular. En el acta se acordó que el pago a Báez era por $1.644.570 más IVA. Esa retribución se realizaba con un terreno que Cristina Kirchner le había comprado al municipio dos años antes por 45 veces menos ese valor: $35.000.

El predio que Cristina Kirchner se comprometió a cederle a Lázaro Báez, hoy es un terreno baldío
El predio que Cristina Kirchner se comprometió a cederle a Lázaro Báez, hoy es un terreno baldíoLA NACION

Si bien Austral Construcciones recibió el pago del terreno para construir Los Sauces, no lo hizo directamente, sino que subcontrató al arquitecto Pablo Grippo para la obra encargada por la hoy vicepresidenta. Uno de los convenios entre Grippo y Austral, que constan en la causa Hotesur, fue firmado en noviembre de 2006 y fue para la construcción del spa del hotel de 250 metros cuadrados y un área de servicios de 139 metros cuadrados.

Según recrearon ante LA NACION testigos de esa obra, la relación entre Grippo y Báez no era sencilla. Grippo construía con su empresa, Báez podía supervisar la obra, pero el pago de las quincenas era un trámite engorroso. El arquitecto debía recorrer los 300 kilómetros que separan esta ciudad de Río Gallegos para que el empresario le pague los avances de la obra y más de una vez, cuando llegaba, Báez no lo atendía o se había ido. Era Néstor Kirchner -entonces presidente- quien debía interceder para “destrabar” los pagos.

Los Kirchner y Báez no sólo mantuvieron un aceitado vínculo a partir del otorgamiento de obra pública, sino también un activo nexo comercial: compartieron transacciones inmobiliarias, la construcción de departamentos, alquileres, el gerenciamiento de los hoteles y hasta un condominio de casi nueve hectáreas en El Calafate.

Subcontratación

En el contrato, que se secuestró en la escribanía Albornoz, se detallaba que la modalidad de la obra sería llave en mano y que la empresa de Báez pagaría a Grippo $1.231.157 por las dos obras, en tanto que con la firma del mismo le entregaba un 30{688a8ce96c256f08401d8e2f5c8db48dc2792b622bdd2a5bb1e6509fa5d7b8e2} de adelanto: $369.347. Es decir: la empresa de Báez le pagaba a Grippo por la obra en el hotel de Cristina Kirchner.

También el contrato detalla que el comitente (es decir, Austral) podría inspeccionar la obra en todo momento, pero no tomar posesión hasta tanto estuviere concluida. Y aclara que todos los riesgos de contratación de mano de obra dependían del arquitecto.

El hotel Los Sauces, de la familia Kirchner
El hotel Los Sauces, de la familia Kirchner

Tres meses después de firmado el contrato de obra, Máximo Kirchner firmó en Río Gallegos (y en representación de su madre) la escritura a través de la cual Cristina Kirchner cedía el lote 2, manzana 801, de 6001 metros cuadrados, a Austral Construcciones. El documento detalla: “La presente cesión la realiza la cedente a favor del cesionario, en pago de la obra que se levanta en el inmueble ubicado en la ciudad de El Calafate individualizado como parcela 5J, manzana 42 C”. La manzana en la que se emplaza el hotel Los Sauces.

También aclara que responden a contratos firmados previamente por $684.720 y $959.850, a lo que se le deberá agregar el IVA: el importe final (sin IVA) es de $1.644.570.

En la escritura también quedaba consignado que Austral Construcciones recibiría la cesión del derecho de la tierra y que a futuro realizaría la solicitud de la escritura pública “traslativa de dominio”. Se aclaraba, también, que la cesión contaba con el consentimiento de Néstor Kirchner.

El agua del lago Argentino inundó las cercanías del Hotel Los Sauces
El agua del lago Argentino inundó las cercanías del Hotel Los SaucesHoracio Córdoba

De acuerdo a documentación interna del Grupo Austral, al que tuvo acceso LA NACION, Báez consigna en un listado de bienes inmuebles que la cesión del lote 2 de la manzana 801 la obtuvo por las obras realizadas en la Quinta 10. Se trata de un terreno lindante a la manzana 42 C, sobre la cual los Kirchner construyeron la ampliación de Los Sauces.

¿La curiosidad? La Quinta 10 fue de Báez, pero la permutó a la expresidenta por la mitad del condominio de casi nueve hectáreas que comparten en Punta Soberana, tal como lo reveló este medio en el año 2013.LAS PRUEBAS DEL FBI QUE MOTIVARON LA DECISIÓN DE EE.UU. DE INCAUTAR EL AVIÓN DE EMTRASUR

Hasta el año 2016, poco antes que las propiedades de la familia Kirchner quedaran bajo embargo judicial, el predio aún no había sido inscripto a nombre de Austral Construcciones. Cristina Kirchner había comprado el lote 2 de la manzana 801 al municipio de El Calafate cuando se vendían tierras fiscales a $7,50 el metro cuadrado, a través del decreto municipal 187/05. Es uno de los tantos lotes que los Kirchner adquirieron en Santa Cruz, que llegaron a sumar más de 200.000 metros cuadrados en zonas céntricas y en las afueras de la ciudad.

Según cotejó este medio, Néstor Kirchner declaró ese terreno en el año 2005 como propio y luego ya no apareció en las declaraciones juradas de los expresidentes. Una explicación posible es que ya había sido dado en cesión.

Máximo Kirchner, en representación de Cristina y Néstor Kirchner, firma la escritura con el contador de Lázaro Báez, Fernando Butti
Máximo Kirchner, en representación de Cristina y Néstor Kirchner, firma la escritura con el contador de Lázaro Báez, Fernando Butti
Cristina Kirchner transfiere el lote a Lázaro Báez, según la escritura a la que accedió LA NACION
Cristina Kirchner transfiere el lote a Lázaro Báez, según la escritura a la que accedió LA NACION
La entrega del terreno se hace en pago de la obra que Austral Construcción realizó en el Hotel Los Sauces
La entrega del terreno se hace en pago de la obra que Austral Construcción realizó en el Hotel Los Sauces

Mariela Arias