Servicio Privado de Información

Leernos tiene sus privilegios

Denuncian una red criminal entre un empresario brasileño, un iraní experto en ciberataques, Lula, Cristina y la tripulación del avión venezolano

 21,326 total views,  5 views today

En una presentación en el Congreso, se plantea la existencia de una red internacional que incluye al empresario Nuno Rocha, el iraní arrestado en Argentina, Asan Azab, Lula, Cristina Kirchner y la tripulación del avión de Emtrasur.

Se reveló una red internacional —presuntamente criminal— que incluyen al ciudadano luso-brasilero, Nuno Rocha dos Santos de Almeida e Vasconcelllos; un iraní detenido en el mes de junio en la frontera de Uruguay Asan Azad; al expresidente de Brasil, Lula da Silva, el ex primer ministro portugués José Socrátes; la actual vicepresidente de Argentina, Cristina Kirchner; la tripulación iraní del avión de Emtrasur retenida en Buenos Aires, e inclusive fondos provenientes del régimen venezolano.

Esta red está siendo mapeada en una investigación que respalda un proyecto de resolución presentado por la oposición en la Cámara de Diputados de Argentina, en la cual se solicita al Poder Ejecutivo — y a sus agencias de inteligencia— a que briden información sobre Nuno Rocha dos Santos, y que se confirme si el mencionado empresario aparece dentro de los contactos del teléfono del iraní, Asan Azad, que fue confiscado cuando este último fue detenido por las autoridades fronterizas.

En el mismo texto, se señala que Nuno ha sido por años un testaferro del “patriarca“ de los banqueros portugueses, Ricardo Salgado Espirito Santo, apodado en su país como DDT (Dono Disto Tudo, es decir, dueño de todo esto) y que gracias a esa relación logró amasar una fortuna que luego trasladó de manera ilegal a Brasil.

En junio del 2014, Nuno Rocha fue apartado de la gestión del Banco Espírito Santo de Portugal por diversas irregularidades, y viajó a Brasil para seguir con sus esquemas de fraude financiero y lavado de dinero.

“Operación Marqués”

El propio Ricardo Salgado fue condenado a seis años de prisión por tres delitos de abuso de confianza en la llamada “Operación Marqués“, el caso que tiene como principal acusado al ex primer ministro portugués José Sócrates, quien hoy asesora al candidato a presidente de Brasil, Lula da Silva.

El socialista Sócrates dirigió el gobierno portugués entre el 2005 y el 2011, tiempo en el que instaló una red criminal que abarcó múltiples delitos económico-financieros, que fueron investigados por la justicia portuguesa. En la causa se mencionan varios vínculos entre Sócrates y Lula.

En la presentación, los diputados argentinos del PRO citan un artículo del diario portugués O Público, donde se afirma que el ex mandatario Lula da Silva y uno de sus principales asesores, José Dirceu (actualmente preso por el escándalo de Petrobras) habrían recibido sobornos de 50 millones de euros, “a cambio de las autorizaciones políticas necesarias para un acuerdo de telecomunicaciones luso-brasileño”.

Se sospecha de que los sobornos habrían asegurado que el acuerdo tuviese la autorización necesaria de parte del Estado brasileño y las agencias negociadoras. “La Policía de Portugal estaría investigando a personas próximas al expresidente Lula da Silva, tanto exfuncionarios y gestores brasileños como portugueses, en una indagación relacionada con el negocio cerrado entre la operadora Oi y Portugal Telecom (PT) en 2010“, explica la misiva.

El rol de Nuno Rocha dos Santos de Almeida e Vasconcellos 

En la presentación, Juntos por el Cambio asegura —citando fuentes de inteligencia— que Nuno Rocha ingresó en el negocio mediante la adquisición y control de la telefónica portuguesa por intermedio de su empresa ONGOING con capitales de Ricardo Espírito Santo, que según fuentes fidedignas de la investigación, “serían capitales provenientes del petróleo chavista”.

Nuno fue también accionista del Banco Espirito Santo, “el mismo banco con sucursal en Miami, que era recordado por los memoriosos investigadores judiciales como el ‘Banco de Noriega’, en alusión al ex dictador panameño Manuel Noriega“.

Según las fuentes judiciales portuguesas citadas, “el Banco Espirito Santo tenía poderes especiales para gestionar todos los activos de Hugo Chávez y su cofradía venezolana“.

En la misiva presentada por la oposición, se destacan algunos reportes de prensa —en lengua portuguesa e inglesa— donde se afirma que ex primer ministro de Portugal, José Sócrates —quien se convirtió en el “facilitador de negocios de lavado de activos, sobornos y corrupción”— fue quien posibilitó el ascenso de Nuno Rocha dos Santos Vasconcellos.

Nuno, quien posee doble nacionalidad (portuguesa y brasileña), actualmente vive en San Pablo y sería un protegido de José Dirceu (procesado por emblemático caso Lava Jato con casi nueve años de prisión, liberado en 2019) y Lula da Silva.

Deudas en Portugal

En la comunicación entregada, se hace referencia a diversas publicaciones en portugués, que señalan que “Nuno Rocha Santos Vasconcellos ha dejado abultadas deudas en Portugal“.

“El principal holding del grupo bajo su cargo tenía una deuda de más de 1.300 millones de euros cuando entró en liquidación en octubre de 2016“. En 2017, Nuno adeudaba 1,25 millones de euros al Estado. El Nuevo Banco, a su vez, heredó una deuda de 12 millones. BCP fue acreedor del empresario por 9,7 millones de euros. En total, Nuno Vasconcellos debía 22,95 millones de euros. 

Premiado en Brasil

Por estas deudas, el empresario luso-brasileño quedó insolvente desde el verano de 2016. “No pagó la deuda personal que tenía alegando que a su nombre, solo tenía una bicicleta acuática”, afirma el reporte.

Durante la presidencia de Dilma Rouseff, en 2016, Nuno, como representante de los accionistas que controlan el portal iG y otros medios de comunicación, fue homenajeado por la Policía Militar. “Se le entregó una moneda conmemorativa, utilizada simbólicamente para honrar a oficiales y plazas por los buenos servicios prestados, así como a civiles que hacen un valioso aporte a la sociedad“, se explica.

Pérdidas millonarias

En Portugal, los bancos Novo Banco y BCP perdieron casi 700 millones de euros en los préstamos otorgados a la empresa Ongoing, representada por Nuno y su asociado Rafael Mora. Las pérdidas multimillonarias superan el 3{688a8ce96c256f08401d8e2f5c8db48dc2792b622bdd2a5bb1e6509fa5d7b8e2} de la riqueza producida en Portugal en 2017. Los reportes reflejan que Banco Novo y BCP no pudieron recuperar los créditos concedidos a Ongoing.

Agrega el reporte que las pérdidas alcanzaron otros 440 millones de euros en Novo Banco y los 230 millones en BCP cuando se le sumaron la continuación y la cancelación de los intereses de las deudas. Esta cantidad equivale a más del 80{688a8ce96c256f08401d8e2f5c8db48dc2792b622bdd2a5bb1e6509fa5d7b8e2} de los préstamos concedidos inicialmente.

Durante el 2014, cuando el Grupo Espírito Santo fue intervenido durante la investigación de la causa, aparecieron en los reportes varias empresas que recaudaron fondos de BES y pusieron al banco a asegurar la deuda. Entre las compañías aparece Ongoing.

La operación del Grupo Espirito Santo, que salió a la luz en 2014, comenzó con la detención del ex primer ministro de Portugal, José Sócrates en el aeropuerto de Lisboa. El exfuncionario pasó más de nueve meses en prisión preventiva en la cárcel de Évora y otro mes y medio de arresto domiciliario.

Después de los eventos de 2014, Nuno Rocha “emigró” hacia Brasil, bajo la protección de sus socios y amigos, Jose Dirceu y Jose Sócrates, ambos cercanos al exmandatario Lula da Silva.

Una vez instalado en Brasil, Nuno creó un holding vinculado a los medios de comunicación con fondos presuntamente logrados por vías ilegítimas en Portugal. En la presentación en Diputados, Juntos por el Cambio denunció que Nuno ha creado una red de contactos en Argentina, con periodistas y personalidades afines a la vicepresidente Cristina Fernández “con el objetivo de apuntalar su candidatura presidencial e interferir en el proceso electoral mediante la utilización de mecanismos y expertos en Ciberinteligencia”.

En ese sentido, se pide poner foco en el contacto de Nuno Rocha Vasconcellos con el iraní recientemente detenido en Concepción del Uruguay y con los tripulantes del avión iraní-venezolano.

Un hecho suspicaz

Los diputados opositores llaman la atención de un comentario hecho la semana pasada por la vicepresidente, quien retó públicamente al presidente Alberto Fernández cuando dijo que ella podía enseñar su teléfono móvil a cualquiera, mientras que otros no, haciendo una velada alusión a la filtración de sugestivos y comprometedores chats que pertenecerían a su compañero de fórmula presidencial y actual mandatario de Argentina.

“Nadie se ha preguntado como la señora vicepresidenta tenía esa información, cómo le llegó, ni quién está detrás de eso?… quizás, tal vez, con determinados softwares, ingeniería social, ¿y expertos en ciber inteligencia, como serían, por ejemplo, el ciudadano iraní detenido en Entre Ríos y la delegación del avión de Emtrasur detenido en Ezeiza?”, dijeron en la presentación y acotaron: “Sería bueno poder contar con las debidas respuestas del caso“.

Por Maibort Petit – La Derecha Diario