08/08/2022

Servicio Privado de Información

Este 10 de marzo de 2022 Cumplimos 22 años

Los resfríos de la infancia podrían mejorar la inmunidad frente al COVID-19

 30,996 total views

Algunas personas luchan mejor contra la gripe estacional cuando la cepa del virus de la influenza es similar a la primera que encontraron en la infancia, un fenómeno llamado de manera evocadora “pecado antigénico original” (OAS). Ahora, hay cada vez más pruebas de que las respuestas inmunitarias de las personas al COVID-19 podrían verse moldeadas de manera similar por infecciones previas con coronavirus del resfriado común.

El efecto podría tener implicaciones para el diseño de futuras vacunas COVID-19. Sin embargo, aún no está claro en qué medida afecta a las personas con COVID-19 y si proporciona una mayor protección o, de hecho, dificulta la respuesta inmunitaria. “El debate está bastante polarizado en este momento”, declaró, Craig Thompson, virólogo de la Universidad de Oxford, Reino Unido.

La OAS, también llamada impronta inmunológica, fue caracterizada por primera vez en 1960 por el epidemiólogo estadounidense Thomas Francis, quien notó que el sistema inmunológico parecía estar programado permanentemente para producir anticuerpos contra la primera cepa del virus de la gripe que encontró. Las células inmunes se reactivan cuando el cuerpo es infectado por un virus de la gripe que comparte regiones, o epítopos, con esa primera cepa.

Para el SARS-CoV-2, existe una creciente evidencia de que la exposición a otros coronavirus, incluidos los que causan resfriados y otras enfermedades respiratorias, desempeña un papel en la respuesta inmunitaria de las personas.

Al igual que la gripe, la mayoría de nosotros estamos infectados con estos coronavirus comunes a la edad de cinco o seis años”, explicó Scott Hensley, microbiólogo de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia. Su grupo descubrió que las muestras de suero sanguíneo tomadas de personas antes de la pandemia contenían anticuerpos contra un coronavirus del resfriado común llamado OC43 que podría unirse a la proteína 2 del pico del SARS-CoV-.Las respuestas inmunitarias de las personas al COVID-19 podrían verse moldeadas por infecciones previas con coronavirus del resfriado comúnLas respuestas inmunitarias de las personas al COVID-19 podrían verse moldeadas por infecciones previas con coronavirus del resfriado común

Utilizando muestras tomadas antes y después de la infección por SARS-CoV-2, Hensley y sus colegas pudieron demostrar que la captura del SARS-CoV-2 aumentó la producción de anticuerpos de unión a OC43. Su estudio, encontró que estos anticuerpos se unían a la subunidad S2 de la proteína de pico SARS-CoV-2, que tiene una estructura similar a la de OC43. Pero los anticuerpos OC43 no se unieron a la región S1 del pico de SARS-CoV-2 y no pudieron detener la entrada del virus en las células.

En algunos casos, se sabe que la impronta tiene un efecto positivo sobre la inmunidad. Hensley y sus colegas estudiaron los efectos de la impronta durante la pandemia de gripe H1N1 2009 y encontraron que la exposición a algunas cepas de gripe históricas proporcionó protección contra la infección por H1N1. “Había algunos epítopos en ese virus que se conservaron con cepas de influenza estacional pasadas -explica Hensley-. El recuerdo de las respuestas de anticuerpos contra esos epítopos fue realmente beneficioso”.

Pero la OAS también tiene posibles inconvenientes. A veces, los anticuerpos producidos como resultado de la impronta no son muy compatibles con el virus que causa una infección, pero su producción suprime la activación de las células B vírgenes que, de otro modo, producirían anticuerpos más protectores. “Obtiene una respuesta que puede estar sesgada hacia los antígenos conservados versus los nuevos antígenos -analizó Adolfo García-Sastre, director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en la ciudad de Nueva York-. Esto puede disminuir la capacidad del sistema inmunológico para combatir la nueva infección”.

Thompson y su equipo también vieron señales de que la OAS afectaba negativamente a las personas con COVID-19, en una preimpresión. El análisis se basó en muestras tomadas en 2020 de personas en el Reino Unido que tenían infecciones asintomáticas y de otras que ingresaron en el hospital con COVID-19 grave, la mitad de las cuales murió posteriormente. Los investigadores encontraron que las personas que murieron producían menos anticuerpos contra la proteína pico del SARS-CoV-2 que las personas que sobrevivieron, pero produjeron la misma cantidad de anticuerpos contra otra proteína que se encuentra en el virus: la proteína de la nucleocápside.La OAS, también llamada impronta inmunológica, es la suma de las respuestas previas del cuerpo a infecciones producidas por virus similares  (EFE)La OAS, también llamada impronta inmunológica, es la suma de las respuestas previas del cuerpo a infecciones producidas por virus similares (EFE)

Thompson dijo que estos resultados indican que los recuerdos impresos de la proteína de pico de un coronavirus diferente podrían estar impidiendo una respuesta inmune más efectiva en aquellos que no sobrevivieron. “Esta es una huella digital de la OAS”, comenta. Pero agrega que es demasiado pronto para concluir esto definitivamente.

Es difícil decir a partir de resultados tan tempranos si la OAS es beneficiosa o perjudicial para la respuesta inmune contra el SARS-CoV-2, y los resultados de los estudios preliminares están abiertos a interpretación. Hensley advirtió que la simple medición de los niveles de anticuerpos no proporciona una imagen completa de una respuesta inmune compleja.

También cree que la presencia de anticuerpos OC43 en personas con COVID-19 podría indicar que una infección reciente por OC43 está ayudando al sistema inmunológico a combatir el virus. Un estudio de muestras de trabajadores de la salud mostró que las personas con niveles más altos de anticuerpos OC43, lo que indica una exposición reciente a OC43, se recuperaron de una infección por SARS-CoV-2 más rápido 6 que aquellos con niveles más bajos. Otra investigación ha mostrado efectos protectores similares.

En un estudio a cargo de George Kassiotis, inmunólogo del Instituto Francis Crick en Londres, también se encontró que los anticuerpos OC43 preexistentes mostraban reactividad al SARS-CoV-2 . En ese momento, no estaba seguro de las implicaciones, pero después de revisar los estudios publicados desde entonces, la mayoría de la evidencia apunta a una contribución general positiva, no negativa”, aportó

García-Sastre sugiere que incluso si no pueden evitar que el SARS-CoV-2 ingrese a las células, los anticuerpos OC43 podrían provocar que el sistema inmunológico elimine las células infectadas.La vacuna contra la gripe se actualiza cada año para proteger contra las cepas que los investigadores creen que tienen más probabilidades de prevalecer (Getty)La vacuna contra la gripe se actualiza cada año para proteger contra las cepas que los investigadores creen que tienen más probabilidades de prevalecer (Getty)

Una pregunta clave es si estas observaciones pueden ayudar a informar las futuras estrategias de vacunación contra COVID-19.

La impronta inmunológica a veces reduce la efectividad de las vacunas contra la influenza -según Sarah Cobey, bióloga evolutiva e investigadora de la influenza en la Universidad de Chicago en Illinois-. La vacuna contra la gripe se actualiza cada año para proteger contra las cepas que los investigadores creen que tienen más probabilidades de prevalecer. El sistema inmunológico de algunas personas todavía no ve la actualización y todavía ataca partes del virus que les son familiares. Parece que en realidad no están preparando una respuesta a aquello para lo que actualizamos cuidadosamente la vacuna”. Es posible que las futuras vacunas COVID-19 adaptadas a nuevas variantes experimenten problemas similares.

Sin embargo, Hensley no cree que esto sea probable. En un estudio publicado como preimpresión que se encuentra en revisión por pares, él y sus colegas informaron que las personas no producen tantos anticuerpos OC43 después de recibir una vacuna de ARN mensajero como cuando se infectan con el propio SARS-CoV-2. Esto podría deberse a que las vacunas de ARNm establecen una respuesta inmune tan eficiente que pueden evitar cualquier efecto de impronta inmune. “Quizás en el contexto de las vacunas de ARNm realmente no habrá tanto sesgo hacia los epítopos conservados. Esa es la esperanza “, sugirió Hensley.

Thompson afirma que el problema también podría evitarse con las vacunas COVID-19 actualizadas eliminando los epítopos compartidos: “Podrías cortar fácilmente el dominio S2 o hacer una vacuna que solo se dirija al dominio de unión al receptor de la cepa circulante más reciente. Pero esto es realmente hipotético.

“Es probable que exista una interacción muy complicada entre la infección por coronavirus estacional y el resultado de la enfermedad tras la infección por SARS-CoV-2. No creo que nada deba presentarse como un hecho completo en este momento”, concluyó Hensley.

infobae.com

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com