02/07/2022

Servicio Privado de Información

Este 10 de marzo de 2022 Cumplimos 22 años

Un tratamiento experimental contra el cáncer de páncreas logra detener la enfermedad

 15,935 total views

Por Erika Edwards, Reynolds Lewis y Judy Silverman – NBC News

Un tratamiento experimental ha logrado detener la progresión del cáncer de páncreas avanzado de una mujer, según informaron los médicos el miércoles en el New England Journal of Medicine.

El aparente éxito de la terapia -que consiste en modificar los genes de las células inmunitarias para que ataquen a las células tumorales- podría suponer un importante paso adelante en el tratamiento no sólo del cáncer de páncreas, sino también de otros tipos de cáncer.

“Estoy muy entusiasmado con esto”, declaró el doctor Carl June, que hace más de una década fue pionero en un tipo diferente de terapia inmunológica para ciertos cánceres de la sangre. June no participó en el nuevo informe.

Kathy Wilkes, de 71 años, de Ormond Beach, Florida, fue diagnosticada con cáncer de páncreas a principios de 2018. Inicialmente se sometió a al menos ocho rondas de quimioterapia, así como a la radiación y a una operación llamada procedimiento de Whipple para eliminar parte de su páncreas.

Sin embargo, al cabo de un año, el cáncer se había extendido a sus pulmones.

“Cuando hablé con el oncólogo de mi ciudad y le pregunté qué hacer, sólo tenía una respuesta, y era la quimioterapia. Y le dije: ‘Esa no es mi respuesta”, contó Wilkes a nuestra cadena hermana NBC News.

Encontró un informe de un caso de 2016, también publicado en el New England Journal of Medicine, que detallaba cómo una persona con cáncer de colon avanzado había sido ayudada por un tipo experimental de terapia génica dirigida a una mutación del cáncer llamada KRAS G12D.

“Pensé: ‘ese es el ensayo que quiero’. Sabía que ese era el ensayo que me iba a salvar, a salvar mi vida. Tuve esa sensación”, recordó Wilkes.

Con esa idea, se puso en contacto con el autor del informe, Eric Tran. Tran estaba en los Institutos Nacionales de Salud cuando trató al paciente de cáncer de colon, pero desde entonces se había trasladado al Instituto del Cáncer Providence de Portland, Oregón. Allí fue donde Wilkes lo encontró y se interesó por someterse al mismo tipo de terapia.

Resultó que Wilkes tenía la misma mutación genética que el paciente con cáncer de colon, a pesar de tener formas de cáncer diferentes. Tran, que participó en su terapia, también fue autor del último informe del New England Journal.

Convertir las células inmunitarias en cazadoras de tumores

El método experimental consistió en tomar una muestra de las células T de Wilkes, un tipo de célula inmunitaria que ataca a los invasores del organismo. A continuación, los científicos modificaron genéticamente estas células, reprogramándolas para que reconocieran y atacaran a las células tumorales.

A continuación, las células T se multiplicaron miles de millones de veces en un laboratorio, antes de ser devueltas al cuerpo de Wilkes mediante una única infusión intravenosa.

El enfoque recuerda a la terapia CAR-T, la forma de tratamiento desarrollada por June en la Universidad de Pennsylvania.

“El doctor Rom Leidner, coautor del nuevo informe y codirector del programa de terapia del cáncer de cabeza y cuello del Instituto del Cáncer de Providence, dijo que esta nueva terapia es potencialmente un tratamiento de una sola vez”, explicó.

La infusión de Wilkes tuvo lugar el 14 de junio de 2021. En un mes, los tumores de sus pulmones se redujeron a más de la mitad, según el informe. Seis meses después, los tumores se habían reducido en un 72% de su tamaño original.

Sin embargo, no está claro cuánto puede durar el tratamiento.

Pero la nueva terapia es un “fármaco vivo”, señaló Leidner, que trató a Wilkes, lo que significa que las células T modificadas deberían seguir creciendo y proliferando dentro del sistema inmunitario, y deberían mantenerse en observación en caso de que el cáncer reaparezca.

Wilkes dice que su cáncer sigue estable, pero se someterá a más pruebas y escáneres este mes como parte de una actualización anual.

El cáncer de páncreas es una de las formas más mortíferas de la enfermedad. Rara vez se detecta antes de que se extienda y, por tanto, es más difícil de tratar. Según la Sociedad Americana del Cáncer, sólo un 11% de los pacientes sobreviven cinco años después del diagnóstico.

Otro paciente con cáncer de páncreas que recibió el mismo tratamiento en el Providence Cancer Institute no sobrevivió. No está claro por qué el tratamiento parece haber tenido éxito en una persona pero ha fracasado en otra.

“Estamos trabajando duro para tratar de responder a esa pregunta. Si entendemos el mecanismo, eso podría ayudarnos a desarrollar mejores terapias”, explicó Tran.

Un resultado alentador

Los médicos de Wilkes pudieron atacar sus tumores gracias a una mutación llamada KRAS. Aunque la mayoría de los cánceres de páncreas tienen una mutación KRAS, Tran reveló que sólo alrededor del 4% de los pacientes con cáncer de páncreas tienen la mutación, así como una molécula específica en la superficie celular necesaria para ser elegible para esta terapia en particular.

Pero la mutación no se limita sólo al cáncer de páncreas, indicó el doctor Eric Rubin, redactor jefe del New England Journal of Medicine. La terapia, dijo, tiene por tanto el potencial de ser utilizada contra una variedad de cánceres.

Esta mutación concreta es común en los tumores que surgen de las células epiteliales, como los cánceres de pulmón, ovario y páncreas”, explicó Rubin durante una reunión informativa con los medios de comunicación el miércoles.

“Por primera vez tenemos un enfoque que podría permitir el tratamiento de una gran variedad de tumores más allá del pequeño número de tumores que las células CAR-T pueden utilizar en un tipo muy específico de inmunoterapia”.

Aun así, Rubin subrayó la cautela. “Fue un resultado alentador, pero ciertamente está lejos de ser una cura”, aclaró.

Los expertos coinciden en que se necesita mucha más investigación. Tran y Leidner están ahora reclutando pacientes para un ensayo clínico de fase 1 para seguir investigando la terapia.

Un posible factor que podría explicar los resultados positivos de Wilkes es que su cáncer de páncreas se había extendido a los pulmones en lugar de al hígado, señaló el doctor Ryan Carr, experto en cáncer de páncreas de la Clínica Mayo de Rochester, Minnesota.

Carr, que no participó en el tratamiento de Wilkes, dijo que, según su experiencia, los pacientes cuyos tumores se extienden a los pulmones tienden a tener resultados más favorables que los pacientes cuyo cáncer se extiende al hígado, un sitio más común de metástasis.

“En la mayoría de las situaciones, cuando tenemos estas metástasis pulmonares, no causan realmente síntomas en el paciente”, detalló Carr. “Sigue siendo un mal pronóstico, pero sabemos que hay algo diferente en ellas, y que están un poco mejor que las que se extienden al hígado”, detalló.

June dijo que había tenido la misma experiencia.

Mientras se concretan esos detalles, tanto June como Carr sostienen que la nueva terapia parece ser un gran paso adelante en el tratamiento del cáncer de páncreas.

“Creo que la investigación sobre el cáncer va a repuntar y a basarse en esto”, señaló June, que es director del Instituto Parker de Inmunoterapia del Cáncer de la Universidad de Pennsylvania. “La verdadera cuestión no es si este tipo de terapia se convertirá en una realidad para curar a pacientes con cánceres ahora letales, sino cuándo”.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com