18/10/2021

Servicio Privado de Información

21 años juntos. Leernos tiene sus privilegios!

Horas claves: cómo se define la gobernación en Tucumán

 4,254 total views

En la última semana el país se vio sacudido por la amplia derrota a nivel nacional del Frente de Todos en las elecciones PASO. Los resultados adversos desnudaron las diferencias entre el presidente Alberto Fernández y su Vice, Cristina Fernández, quien en una carta pública contó que le había sugerido al primer mandatario que realice modificaciones en su gabinete para encarar una nueva etapa de su mandato. Entre las recomendaciones, se encontraba el nombre de Juan Manzur para suceder a Santiago Cafiero en la Jafatura de Gabinete. 

Alberto acató y llamó el viernes al gobernador tucumano para ofrecerle el cargo. Sin embargo, la designación de Manzur en Buenos Aires causó un sismo institucional en la provincia: solucionamos un problema y generamos otro.

Es que, con el peronismo local fracturado y el enfrentamiento latente entre el gobernador y su Vice, Osvaldo Jaldo, se abrió la discusión sobre la línea sucesoria en la provincia. Con Manzur en Buenos Aires, ¿quién debe ocupar el sillón de Lucas Córdoba? Ni bien conocida la designación del gobernador para coordinar el gabinete nacional, los principales referentes del manzurismo salieron al cruce contra Jaldo. Los intendentes Javier Noguera y Carlos Najar, el legislador Gerónimo Vargas Aignasse y el diputado Pablo Yedlin cuestionaron la legitimidad de Jaldo para conducir el Ejecutivo Provincial, echando mano a la derrota del jaldsimo en la interna peronista de las PASO. 

Sin embargo, el presidente de la Legislatura tiene un as bajo la manga: la Constitución Provincial. De acuerdo a la carta magna, ante la ausencia del gobernador, Jaldo le sigue los pasos en la línea sucesora y, por lo tanto, debería hacerse cargo del Ejecutivo a partir de este lunes, cuando Manzur jure como nuevo Jefe de Gabinete. 

Pero, además, Jaldo cuenta con otra carta a su favor. El por ahora Vicegobernador es el presidente de la Legislatura, cuerpo que actualmente tiene mayoría de legisladores afines a su espacio y que este lunes por la mañana deberá decidir si aprueba la licencia de Manzur para mudarse a Buenos Aires. 

Atento a esto, trascendió en las últimas horas que el mandatario provincial le habría aceptado la Jefatura de Gabinete a Fernández bajo la promesa del presidente de ofrecerle a Jaldo un lugar en la estructura nacional.

El mismo medio indica que fue Sergio Massa quien se habría comunicado con Jaldo para hacerle un ofrecimiento concreto: el directorio del Banco Nación o la Secretaría de Asuntos Municipales del Ministerio del Interior. Sin embargo, cuando todo parecía encaminarse y Manzur ya se preparaba para jurar como nuevo Jefe de Gabinete, una nueva bomba estalló en la provincia este sábado, cuando Jaldo llamó a Buenos Aires para decir que no quería acompañar a su contrincante en Nación y que prefería quedarse con la gobernación de la provincia. 

Así las cosas, y pese a la resistencia de los funcionarios que responden al por ahora gobernador, para evitar que Jaldo quede al frente del Ejecutivo sólo quedan dos opciones que, con el correr de las horas, se vuelven más improbables:

 1- Que el gobernador sea destituido. En ese caso, y a más de un año de completar el período constitucional, el vicegobernador presidirá temporalmente el Poder Ejecutivo y deberá llamar a elecciones dentro de diez días. Si quedara menos de un año para la finalización del mandato, el vicegobernador deberá llamar a elecciones para Gobernador y Vicegobernador y los comicios deberán realizarse dentro de los 60 días de convocadas. Solo los ganadores de esa compulsa podrán asumir la Gobernación en el tiempo restante.

Más allá de tratarse de una salida nada elegante, la destitución de un gobernador se decide mediante un juicio político que, al mismo tiempo, debe ser resuelto por la Comisión de Juicio Político de la Legislatura de Tucumán, hoy en manos del jaldismo.

2- Que el gobernador y el vicegobernador se vean impedidos simultáneamente de ejercer sus funciones. En ese caso, el sucesor es quien defina la Ley de Acefalía sancionada en 1992, que establece que será el presidente subrogante del cuerpo legislativo quien asuma la Gobernación hasta el final del mandato vigente.

Para que el vicegobernador se vea impedido de cumplir con sus funciones, debería plantearse el mismo escenario que con Manzur. Es decir, Jaldo debería aceptar un cargo en Nación para dejar la Presidencia de la Legislatura.

¿Qué dice la Ley de Acefalía?

Artículo 1º.- En caso de acefalía definitiva en el Poder Ejecutivo o cuando un impedimento temporal afecte simultáneamente al Gobernador y al Vicegobernador, las funciones de Gobernador serán desempeñadas, en orden sucesivo, por el Presidente Subrogante de la Legislatura, el Vicepresidente 1º, el Vicepresidente 2º o sus reemplazantes, según establezca el Reglamento de la Legislatura.

Art. 2º.- La acefalía definitiva en el Poder Ejecutivo, por causas que afecten al Gobernador y al Vicegobernador, salvo los casos de muerte, destitución o renuncia, deberá ser declarada por la Legislatura, en sesión especial convocada al efecto.

Art. 3º.- En el caso de vacancia definitiva del cargo de Vicegobernador, el legislador que asuma la Presidencia de la Legislatura tendrá todas las facultades previstas para el Vicegobernador, sin perjuicio de conservar su calidad y atributos de Legislador.

Art. 4º.- En caso de acefalía definitiva, el legislador que ejerza provisoriamente las funciones de Gobernador deberá reunir las calidades exigidas por el artículo 88 de la Constitución de la Provincia.

Art. 5º.- Comuníquese.-

Pese a que Manzur tenía que viajar este domingo por la tarde a Buenos Aires, el mandatario decidió esperar hasta último momento para definir la situación institucional de la provincia. A esto se suma un dato de última hora: desde gobernación organizaron una actividad de Manzur como gobernador junto a Carlos Assán para la mañana de este lunes.

Por estas horas, los funcionarios de uno y otro bando juegan un ajedrez político donde nadie quiere arriesgar demasiado y cada movimiento se calcula con precisión quirúrgica. En cuestión de días, la institucionalidad de la provincia dio un giro inesperado: Jaldo tomó la sartén por el mango y este lunes la cuestión se definirá en el edificio de Muñecas 951.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com