11/07/2020

20 años juntos. Leernos tiene sus privilegios !

Kicillof benefició con 3.2 millones a una empresa vinculada al arreglo de licitaciones vía retornos

Read Time:3 Minute, 33 Second

La empresa de la polémica es Il Tedesco SA, que fuera propiedad de Ana Julia Becker, esposa de Leandro Durand, detenido por participar de licitaciones armadas durante la gestión de Daniel Scioli. El matrimonio vendía desde cartuchos toner para impresoras a membranas para techos.

Un escándalo de mayores proporciones explotó en las últimas horas en el despacho del gobernador Axel Kicillof. A espaldas, su propio jefe de Gabinete, Carlos Bianco, le otorgó una licitación de 3.222.500 a la empresa Il Tedesco SA para la adquisición de pecheras promocionales de la gestión K, en el marco del programa “Bonaerenses Solidarios y Solidarias”.

Al parecer, la solidaridad tiene forma de retornos.

Hasta no hace mucho, la empresa Il Tedesco SA pertenecía a Ana Julia Becker, quien fue identificada como la esposa de Leandro Durand, miembro de una banda dedicada a arreglar licitaciones mediante sobreprecios y sobornos durante la gestión de Daniel Scioli.

En efecto, en septiembre del año 2016, el fiscal de delitos complejos de La Plata, Jorge Paolini, resolvió pedir la detención de las nueve personas que conformaban la banda: Leandro Daniel PaciHernán Daniel Paci, Hernán Jorge Azarri, Viviana Andrea Caleghi, Ana Beatriz Priolo, Carlos Luis Sanguinetti, Leonardo Durand, Victor Hugo Shama, Victor Hugo Casares Federico Hugo Di Meglio. Se trata, en su mayoría, de ex funcionarios del ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires durante la gestión de Alejandro Collia.

Hoy, Collia participa de la gestión de Alberto Fernández como subsecretario de Gestión de Servicios e Institutos del ministerio de Salud de la Nación.

Vale destacar que los nueve citados fueron imputados por asociación ilícita y fraudes reiterados en perjuicio de la administración pública. Juntos, armaban licitaciones, repartían el dinero de los sobreprecios y hasta pagaban sobornos a funcionarios de turno.

En esta ocasión, Bianco llamó a una insólita licitación teniendo en cuenta el contexto de grave crisis económica e institucional que atraviesa la provincia. La misma, puso un presupuesto de 5 millones de pesos para la compra de pecheras fluorescentes para ser utilizadas en el programa “Bonaerenses Solidarios y Solidarias”. La firma que salió “favorecida” fue justamente la referenciada en Ana Julia Becker, quien ofertó 3.2 millones de pesos. De este modo, Kicillof vuelve a poner en el ruedo a un matrimonio imputado, justamente, por arreglar licitaciones y estafar al estado a través de licitaciones.

EL HISTORIAL DE IL TEDESCO SA

Según se desprende de la causa de las estafas, Leandro Durand era un empresario proveedor del estado que fue convocado a participar de licitaciones armadas por indicación de la DGA del ministerio de Salud bonaerense, Ana Beatriz Priolo. En uno de esos expedientes apócrifos, aparecen empresas vinculadas a Durand. Una de estas es Citiprov, mediante la que se involucró en la compra de cartuchos y toners para impresoras, licitación que fue adjudicada en el expediente 2899-2103/13. También participó para la compra de membranas y elementos para su aplicación.

La esposa del Durand figuraba como titular de la empresa Il Tedesco, que apareció cotizando en una compulsa de provisión de cartuchos y toners. La mujer fue identificada como Ana Julia Becker.

Desde su cargo, Priolo direccionó en conjunto con otros funcionarios al menos cinco licitaciones a favor de un oferente que nunca cumplió con la entrega del producto licitado, a condición de repartirse el dinero que la firma ganadora percibiría por parte del estado.

Actualmente, en los papeles, Il Tedesco SA es una empresa de Mariela Andrea Militello y Filomena Liguori, quienes se desempeñan como presidente y vicepresidente respectivamente. Su director es Alejandro Salvador Ferrer. Durante los últimos años, Militello y Becker fueron turnándose en el manejo de la sociedad anónima, hasta que ocurrió el escándalo de las estafas del año 2016.

En el año 2018, Becker cedió su lugar a Liguori, una jubilada de 70 años que, en los papeles, hoy también aparece dueña de Olimpo Spa, el mega complejo ubicado sobre avenida Centenario, en la capital bonaerense. Llamativamente, en su cuenta de LinkedIn, Ana Julia Becker se autodenomina propietaria de Olimpo Spa.

Los indicios sugieren que Liguori habría reemplazado a Becker en los negocios, pero solo en nombre.

Como corolario vale destacar que, hoy por hoy, ni Becker ni Duran registran ingresos o vínculos laborales. (www.REALPOLITIK.com.ar)

 16,322 total views

1 0
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleppy
Sleppy
0 %
Angry
Angry
100 %
Surprise
Surprise
0 %
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com