02/12/2020

20 años juntos. Leernos tiene sus privilegios !

Confirmaron coronavirus post mortem y se contagiaron empleados de una funeraria

Los dueños también dieron positivo de CIVID-19. Sospecha que el contagio fue por contacto con el familiar de la mujer fallecida.

 

Confirmaron coronavirus tras la realización de un hisopado post morten y los empleados y dueños de una funeraria contrajeron la enfermedad. Según una de las dueñas, los familiares no habían informado que la fallecida el 6 de abril en la clínica Centro de Salud Norte, tenía la enfermedad.

Maricel Menini, una de las dueñas, contó que su tío también se contagió después de tener contacto con la familia de la muerta. Y según le comentaron, la mujer había fallecido por causa de un paro cardíaco.

Menini aseguró que no sabe cómo se infectaron. Su sospecha más firme es por contacto con la familia pero también pudo haber sido por medio de los papeles que le enviaron de la clínica, el acta de defunción y los documentos de la fallecida, aseguró.

“Siento mucha bronca. Porque la clínica ocultó la enfermedad y ahora estamos todos contagiados”, agregó. comenta la mujer. Ni ella ni su tío presentan síntomas.

“Lo único que noté fue un dolor de cabeza y cansancio físico. Pero no tengo ni tos, ni fiebre, ni diarrea”.

Su preocupación “es mi madre. “Ella es joven, tiene 57 años, pero tenemos miedo porque viene de recuperarse de una operación y no sabemos cómo puede afectarla el virus, en el caso de que dé positivo el test”, dijo.

Para recibir el cuerpo, “tomamos recaudos porque el ambulanciero nos dijo que el cuerpo de la fallecida había estado en el garaje de la clínica junto a dos cuerpos embolsados y rotulados como posibles víctimas de coronavirus. Entonces, rociamos con lavandina la bolsa donde se encontraban los restos de la mujer. Pero aún así nos contagiamos”.

Además, cuando “tomaron las muestras del hisopado en ese garaje, nos expusieron a más contagios. El médico que nos atendió nos dijo que tenían el segundo y tercer piso llenos de casos de Covis-19. Y lo hizo con barbijo de goma y guante pero no vestía la escafandra que espera en estos casos”, denunció Menini.

Finalmente quedaron aislados los ambulancieros que trasladaron el cuerpo y todos los empleados de la funeraria. En tanto el hermano de la difunta denunció a la clínica por no informar la causa de la muerte, y tuvo que ser aislado también.

 

 

CLAUSURA DE LA CLINICA

La jueza federal Sandra Arroyo Salgado ordenó la clausura del Centro de Salud Norte, de Villa Adelina, en el partido de Vicente López, donde se registraron hasta el momento 13 personas contagiadas de coronavirus por la falta de precauciones de esa institución para prevenir la enfermedad. La medida busca evitar que los actuales pacientes permanezcan en una situación de riesgo. Fue dispuesta como medida cautelar destinada impedir una mayor propagación de la epidemia, ya que no se estarían tomando las medidas de seguridad adecuadas para preservar la salud de las personas internadas, ni del personal.

La magistrada adoptó esa resolución en la causa iniciada por la denuncia de Carlos Cellini, cuya hermana falleció el pasado 6 de abril en esa clínica privada que atiene a pacientes por PAMI, sin haber sido tratada por COVID-19. El resultado positivo post mortem recién se conoció luego de que le realizaran el test por disposición de la Justicia. La clínica no le había hecho el hisopado a la paciente en vida.

Arroyo Salgado le pidió la ejecución de la clausura al Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, en articulación con la Municipalidad de Vicente López y con PAMI para el traslado de los pacientes que aún permanecen en la institución, todos adultos mayores y población considerada de riesgo. Le dio asimismo intervención a la Policía Federal.

Por la naturaleza del delito bajo investigación y los riesgos epidemiológicos, la titular del Juzgado Federal Nº 1 de San Isidro dispuso que el cierre preventivo sea instrumentado luego de que la autoridad sanitaria -a través del personal médico y epidemiológico debidamente capacitado- haga una evaluación clínica de los pacientes que permanecen internados. Tras esta evaluación, deberán ser derivados a los hospitales municipales o provinciales más cercanos, a fin de darles el tratamiento médico más adecuado, no solo en función de sus patologías, sino también a su potencial cuadro de portadores de COVID-19.

Pese al hermetismo con que se vino manejando el Juzgado en esta causa, Infobae pudo saber que la decisión de la clausura habría obedecido a los elementos de prueba reunidos. Entre ellos, los testimonios que recibió de personas vinculadas a la clínica y/o al caso bajo investigación, que se pusieron en contacto con el Juzgado a partir de las dos notas publicadas por Infobae esta semana.

Asimismo, Arroyo Salgado ordenó el traslado de los pacientes que estén en condiciones de ser dados de alta y, a criterio de los profesionales de la salud, sin síntomas de coronavirus, a sus domicilios particulares, en caso de que sus familiares puedan asistirlos. Estos pacientes -según estableció la magistrada- deberán permanecer en aislamiento, en cumplimiento del protocolo de COVID-19, con un seguimiento de las autoridades sanitarias.

“Ya estamos desde la Secretaría de Salud de Vicente López en contacto con PAMI que tiene que decidir a donde van según las patologías de los pacientes”, le dijeron a Infobae desde ese Municipio a cargo de Jorge Macri.

Arroyo Salgado también destacó en su resolución que, en base del artículo 23 del Código Penal, en el marco de la medida cautelar de clausura dispuesta, se podría disponer el decomiso preventivo de inmuebles y bienes relacionados con el delito, que en este caso, podría ser equipamiento médico como respiradores, por ejemplo, respecto de los cuales el estado podría actuar como depositario judicial.

Como se detectó el primer caso

A partir de la denuncia del hermano de Cellini, quien tuvo dudas sobre las causales de la muerte de su hermana de 65 años consignadas en el certificado de defunción – paro cardíaco, shock refractario e insuficiencia respiratoria-, la titular del Juzgado Federal Nº1 de San Isidro también ordenó que se le realice el análisis a los que estuvieron en contacto con la víctima o su cuerpo: su familia, el personal de la cochería M. Menini que intervino en el sepelio, los ambulancieros que trasladaron su cadáver y una mujer que cuidó a su suegra durante 10 días, compartiendo habitación con la víctima. Asimismo, dispuso el aislamento obligatorio en sus domicilios de todos ellos hasta fines de abril.

El mismo sábado 11 de abril que recibió el resultado post mortem del test de COVID-19 de la hermana de Cellini le requirió al director médico de la clínica, Jorge Pinzettaque active el protocolo de COVID-19 para evitar la propagación de la epidemia. Además envió oficios al Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, a la directora de la Regional V, Mariela Torres, y al Municipio de Vicente López, para informarlos de la situación y pedirles que actúen en sus distintas órbitas para evitar la multiplicación de contagios.

En esos oficios, la magistrada incluyó un pedido para que evalúen el cierre y desinfección de la clínica y la posible derivación de los pacientes a otras instituciones. A la Regional V que depende de la cartera de Salud bonaerense, le pidió también que realice una inspección y auditoría e investigación epidemiológica para detectar la posible transmisión comunitaria del virus dentro de la clínica. Al disponer la clausura, la magistrada reiteró este pedido realizado el 11 de abril, con carácter de urgente.

También le pidió al Ministerio de Salud de la Provincia, que a los fines de esa investigación epidemiológica, se tenga en cuenta que la paciente fallecida había ingresado el 7 de marzo a las 21 al Hospital Belgrano del Partido de San Martín, con una cuadro de infección urinaria, para luego ser trasladada en la madrugada del 8 de marzo, a las 4, al Centro de Salud Norte. El traslado obedeció a que ese Hospital no tenía camas de terapia intensiva para pacientes de PAMI.

La jueza federal Sandra Arroyo Salgado

La jueza federal Sandra Arroyo Salgado

Desde el Municipio de Vicente López detallaron a Infobae las medidas que le pidieron a la clínica que implemente, a partir del pedido de la Justicia. Entre ellas, la identificación, la realización del hisopado aislamiento obligatorio a todo el personal, a los médicos y empleados que estuvieron en contacto con la fallecida; el listado de los pacientes ambulatorios o que estuvieron internados para hacerles un seguimiento desde el área de Epidemiología del Municipio, y la suspensión de visitas y nuevos ingresos de pacientes.

Con el resultado de los test de COVID-19 que se conocieron hasta el momento, ya son al menos 13 las personas infectadas confirmadas, de las cuales 7 integran el personal médico y no médico de la clínica, y 6 tuvieron algún tipo de contacto con la fallecida. Este medio pudo reconstruir que se trata de tres profesionales del Centro de Salud del Norte -incluido un terapista y la coordinadora médicaAna Bellusci-; una enfermera; una empleada administrativa y su esposo, quien no trabaja en la clínica ni tuvo contacto con la fallecida, pero se contagió de su mujer -ambos están internados en el Hospital Houssey de Vicente López-; el dueño y su sobrina y empleada de M. Menini Sepelios; y al menos cuatro familiares de la víctima. También habrían dado positivo la jefa de mucamas -internada en el Sanatorio Mariano Pelliza, del mismo dueño del Centro de Salud Norte, Benjamín José Teitielbaum.

“Ya se le hizo hisopado a todos los pacientes y a aquellos empleados que se indicó desde la Clínica que tuvieron contacto cercano y no hay nuevos casos positivos hasta ahora”, le dijeron a Infobae ayer fuentes del Municipio de Vicente López. Falta que se conozcan los resultados de los análisis practicados a los dos hermanos de la víctima y sus familias, a uno de los ambulancieros y su grupo familiar, a la otra dueña de la cochería M.Menini, a una mujer que cuidó a su suegra durante 10 días, compartiendo habitación con la fallecida, y a su marido. También están pendientes test de integrantes del staff médico -incluido el propio Pinzzetta-, y no médico de la clínica.

La actuación del Ministerio de Salud provincial

Antes de que la jueza dispusiera la clausura ayer a última hora de la noche, desde el Ministerio de Salud de la Provincia precisaron a este medio cuál había sido su actuación hasta ese momento: “Intervenimos en primera instancia cuando se conocieron los casos positivos y definimos el protocolo a aplicar, a quiénes tenían que hisopar y a quiénes tenían que aislar”. En este sentido, explicaron que “el test es sólo para el personal que tuvo contacto estrecho” con la paciente fallecida que dio positivo. Un reclamo de varios empleados con los que habló Infobae fue, justamente, que no les hicieron el análisis a la mayoría o todo el personal, sino solo a los que estuvieron en contacto estrecho con la mujer fallecida, o tenían síntomas compatibles. Argumentaron que era porque los reactivos con “caros”.

“En este momento, se está cumpliendo el protocolo. Constatamos el aislamiento del personal médico con contactos estrechos y el Municipio de Vicente López está haciendo el seguimiento”, aseguraron ayer fuentes de la cartera de Salud provincial aseguraron. Sin embargo, estas medidas no fueron evaluadas como suficiente por la jueza Arroyo Salgado.

En el Ministerio advirtieron “no tener poder de policía” sobre las clínicas privadas. “Nosotros habilitamos el edificio y su infraestructura como centro de salud, y generamos normativas, o sea estos protocolos. Si hay una nueva denuncia, volvemos a intervenir. Si no hay denuncia, ya hicimos lo que está dentro de nuestra competencia”. Asimismo, destacaron que después son “los colegios profesionales que evalúan el desempeño profesional de los médicos”.

Desde el Municipio de Vicente López, en tanto, aclararon que ellos solo habilitan el edificio, y que la clausura sanitaria es potestad de la autoridad provincial.

La versión de la clínica

En un comunicado que le hizo llegar a Infobae el lunes, tras los infructuosos intentos por hablar con Pinzetta, el Centro de Salud Norte sostuvo que “la institución cuenta con protocolos de trabajo para el manejo de casos sospechosos de COVID-19 implementados desde febrero del corriente año, contando con sectores de Triage al ingreso a la clínica y áreas de aislamiento de pacientes sospechosos manejados por personal entrenado adecuadamente, utilizando todos los elementos de protección personal normatizados por el Ministerio de Salud de la Nación y el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires”.

En relación a la jubilada fallecida cuyo análisis post mortem dio positivo, sostuvo que “fue ingresada sin presentar ninguna evidencia clínica ni epidemiológica de infección por Coronavirus que permitiera catalogarla como caso sospechoso y de esa manera activar los protocolos correspondientes”. Asimismo, afirmó que “no se sospecha sobre la probabilidad de alguna infección cruzada desde otro paciente internado en la Institución, ya que, hasta el día de la fecha, en la Clínica no se ha confirmado ningún caso de infección por COVID-19”.

Por último, aseguró que “a partir de la sospecha de la infección viral en la paciente de referencia se activaron todos los protocolos correspondientes de aislamiento, hisopado e investigación epidemiológica de todo el personal involucrado y de los pacientes internados”. Y afirmó que “continúa trabajando en total sintonía con los departamentos epidemiológicos de la Municipalidad de Vicente López, la Región Sanitaria V de la Provincia de Buenos Aires y colaborando activamente con el Juzgado Federal interviniente a fin de velar por la protección de la salud de nuestra población y nuestro personal en la lucha contra esta pandemia mundial que azota a nuestra Nación”.

En un segundo comunicado difundido a todos los medios en el día de ayer menos a Infobae, la dirección médica de la clínica reiteró algunos de los argumentos de su descargo, y agregó que “el director médico ha respondido todas las solicitudes de la Justicia así como de la autoridades Sanitarias provinciales y municipales”.

Respecto de la media docena de testimonios recabados por este medio de trabajadores del centro de salud y familiares de pacientes que aseguraron que no se tomaban medidas de precaución y profilaxis adecuadas en la clínica, y que la higiene y estado general eran muy deficitarios, la dirección médica aseguró que “siempre se respetaron todas las medidas de seguridad y protección para los pacientes y los trabajadores y profesionales de la institución”. Sin mayores precisiones ni argumentos, el comunicado afirmó: “Los supuestos testimonios de los empleados no nos constan y los rechazamos por falaces, la institución entregó todo el material de protección”.

Asimismo, la dirección médica sostuvo que “se invitó a la periodista (autora de las notas de Infobae) a constatar dicha circunstancia en las instalaciones y no concurrió”, algo que no es verdad, ya que tal “invitación” nunca existió

 

Infobae y Diario Los Andes de Mendoza

 

 3,043 total views

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com